Los comentarios son off para este post

Chile es uno de los países más atractivos del mundo para invertir en energías renovables

Chile tiene el objetivo que al año 2050 el 70% de la energía que se consume en el país provenga de energías renovables

El Ciclo de charlas Chile-España organizado por la Fundación Chile-España (FCE) en colaboración con el Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica (CEIUC) arrancó el pasado 11 de junio de la mano del subsecretario de energía de Chile y del vicepresidente de FCE y CEO de Energía de Acciona, Rafael Mateo, para hablarnos sobre “La Transición energética tras la crisis sanitaria”.

El encuentro en el que participaron más de 100 personas fue moderado Jorge Sahd, director del CEIUC, y contó con la intervención del embajador de Chile en España, Roberto Ampuero, del presidente de la Asociación Chilena de energías Renovables y Almacenamiento (Acera), José Ignacio Escobar y del director general de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), José Donoso.

El subsecretario, abordó los desafíos de mediano y largo plazo en el sector energético, destacando que no solo se debe hacer mención a los logros de este gobierno sino que “desde la posición país, el sector energía debe tener una visión de Estado, dado que todos los plazos que están vinculados a nuestro sector son de mediano o largo plazo, debemos tener una mirada que trascienda a una sola administración”.

Una de las metas principales según el subsecretario, es que de aquí al año 2040 Chile deje de depender del carbón para producir energía y ser carbono neutral en el año 2050. “Son dos metas muy ambiciosas que requieren trabajo y mucha inversión”, comentó.

Frente al complejo escenario derivado de la pandemia del Covid-19, el subsecretario señaló que el país tiene una hoja de ruta clara en la que es necesario avanzar de forma decidida para lograr el cambio en la matriz energética de Chile. Además, será necesario hacerlo de una manera sostenible y armónica no solamente con el medio ambiente, sino también en lo social.

En ese sentido, señaló que la energía debe ser vista y analizada como un motor de cuatro ejes. Primero, como un motor en materia económica, por los puestos de trabajo que genera, por el desarrollo económico, por las inversiones y por todos los beneficios que conlleva. Asimismo, debe ser vista como un motor de desarrollo social, un motor de desarrollo de equidad, de acceso a mejores condiciones, de acceso a energía para aquellos que en Chile no cuentan con energía o bien, no es de un nivel adecuado. En tercer lugar, es un motor de desarrollo en materias ambientales, y en último lugar, como un motor de innovación.

“Sin duda, los desafíos que tenemos post-pandemia en energía son muy altos. Vamos a necesitar mucha inversión para reactivar la economía. Cabe destacar que, debido al trabajo que hemos realizado con alianzas público-privadas, el desarrollo de los proyectos de energía durante todo este periodo de pandemia se han visto poco afectados, hemos observado cómo los proyectos siguen operando y otros están en construcción”, explicó el subsecretario. Finalizó señalando que los focos están puestos en las energías renovables como la eólica y la fotovoltaica, en alcanzar un flota de transporte público totalmente eléctrica, estimular el uso de vehículos particulares eléctricos, potenciar la industria del hidrógeno verde y acercar y asegurar el acceso a energía a todo el país.

Ver vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=xXNsswgu5RA