Los comentarios son off para este post

VII Foro de Transparencia y Buen Gobierno Chile España

En esta séptima edición el debate giró en torno a la gobernanza y la sociedad colaborativa, un binomio necesario para regenerar las instituciones y los asuntos públicos. 

La Fundación Chile-España, junto a la Universidad Pontificia de Comillas de Chile, la Universidad de Alcalá, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y Kreab, celebró el VII Foro de Transparencia y Buen Gobierno Chile-España bajo el título “Gobernanza y sociedad colaborativa. El binomio necesario” con el objetivo de reflejar la necesidad de crear un registro de lobistas, tal y como arrancó Chile en 2014 y formar a los ciudadanos ante el desafío de transparencia en la sociedad y en los gobiernos.

La jornada fue inaugurada por José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, quien destacó la fortaleza y la autonomía de la institución que preside, que se ha convertido en un referente neutral que lucha por el interés general. Relevante destacar también las palabras de Emilio Gilolmo, presidente de la Fundación Chile-España, quien remarcó el papel de Chile como modelo de transparencia pionero, cuya eficacia se ha convertido en punto de referencia de otros países Iberoamericanos y europeos. En la inauguración también intervinieron José Vicente Saz, rector de la Universidad de Alcalá de Henares y Jorge Tagle, embajador de Chile en España, quien puso de manifiesto la importancia de la colaboración Chile-España, para lograr una transparencia más fuerte.

A continuación, el encuentro contó con un debate sobre el mundo de los lobbies que ha tomado como punto de referencia Chile, el primer país de Latinoamérica que abordó su regulación con la ley de Lobby de 2014.  Para Marcelo Drago, Comisionado del Consejo para la Transparencia de Chile, tener en cuenta la participación ciudadana en la gobernanza pública es clave para el éxito de la regulación. Tal y como explicó, una de las claves del éxito del caso chileno es la sencillez en su implementación que garantiza que la legislación funciona, si bien se requieren aún algunos ajustes y adaptaciones. Carlos Balmisa, Director de Control Interno de la CNMC, defendió la aportación innovadora de esta institución a una legislación obsoleta. Tal como explicó la CNMC ha apostado por la auto regulación. Tales prácticas han permitido desarrollar un modelo de auto diagnóstico, facilitando al ciudadano herramientas que le permitan conocer su situación ante el cumplimiento de las leyes. Los ponentes coincidieron en afirmar que “todos hacemos lobby, en definitiva, todos tenemos que influenciar en alguna medida”. Para que esto se realice de manera transparente la clave es poder registrar quién eres, a quién representas y qué estás solicitando.

La mesa de libre competencia se focalizó en la necesidad de definir un entorno de respeto a las reglas de juego del mercado, solo así se puede contribuir a lograr un ambiente económico transparente, mejorar la eficiencia, mejorando la innovación, el crecimiento y el consumo de más y mejores bienes y servicios. Desde CEOE, Jose María Campos Gorriño puso en valor la labor de sensibilización de la CNMC para que las empresas conozcan qué pueden hacer y qué líneas rojas no pueden traspasar. Esta labor es imprescindible en un tejido industrial configurado por pymes que carecen de recursos y de expertos que les asesoren. Insistió en que las instituciones tienen que poner fácil a las empresas el acceso a la información, por ejemplo, sobre el derecho de la competencia.

Además, durante la jornada se puso de manifiesto que la economía colaborativa es un modelo que ha llegado para quedarse, funciona en red ha tenido y tendrá un efecto multiplicador. Ahora bien, las redes de personas, de conocimiento, de países… tienen muchas barreras: desde los idiomas y las legislaciones hasta los modelos tradicionales que luchan por mantenerse. Isaac Martín, Chief Cities & Communities Officer de Cabify ha aportado diferencias en los modelos de funcionamiento entre España y Chile. Así por ejemplo en Chile el 30% de la actividad es de taxi dentro de su propia plataforma que cuenta con un 18% mujeres conductoras (Vs. 10% en España). En sus declaraciones Isaac ha destacado que Cabify es siempre partidario de una regulación que promueva la competencia garantizando la libertad de elección y seguridad de usuarios y conductores.

Sin duda el concepto de competencia está cambiando. La tecnología ha terminado con los monopolios y el modelo de competencia está en transición, “todo está en transición” apostillaba Felipe Harboe, Senador de Chile, quien subrayó la necesidad de buscar mecanismos para legislar de manera más ágil y adaptada a la realidad, ya que las leyes quedan obsoletas muy rápidamente.

El segundo debate sobre gobierno abierto y sociedad civil planteó el papel de la transparencia, los datos abiertos y la participación ciudadana, que se han convertido en piezas fundamentales de la sociedad actual y han permitido empoderar al ciudadano. Para Andres Shoai, Socio y Director de Asuntos Públicos de Kreab, “la crisis de confianza y legitimidad es transversal, no solo es de gobiernos o empresas”. El ciudadano se siente a años luz de donde está el poder y este camino debe recorrerse con comunicación, educación y empoderamiento. Las empresas son tremendamente pragmáticas y deben sentir de cerca que los gobiernos abiertos les ayudan a mejorar su competitividad, pero la clave para el largo plazo tiene que ver con principios más profundos y de valores de compañía.

http://centroestudiosinternacionales.uc.cl/noticias/2653-como-un-encuentro-publico-privado-se-realizo-el-vii-foro-chile-espana