Los comentarios son off para este post

Alfredo Jaar presentó en Madrid una muestra de sus obras con el fin de reivindicar la importancia del arte como instrumento de cambio a la situación política, socioeconómica y cultural

El artista ha recibido las becas Guggenheim y MacArthur y recibió en 2013 el Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile.

El pasado 24 de abril,  el artista y arquitecto chileno Alfredo Jaar presentó en el salón de actos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid su ponencia “Es difícil”, un acto organizado por la Galería Oliva Arauna, la Universidad Politécnica de Madrid y la Fundación Chile-España. Con un auditorio completo y  a oscuras, Jaar consiguió crear un ambiente artístico idóneo donde realizar su performance visual y conceptual.

Durante el encuentro, el artista expuso varias de sus obras realizadas en Japón, Suecia, Finlandia o Canadá. El terremoto y tsunami de Japón le sirvió de inspiración para realizar un proyecto cultural formado por pizarras y tizas de un colegio destruido.  Las primeras mostraban cada poco tiempo la palabra japonesa Umashimenkana, cuyo significado es “demos luz a una nueva vida” y las segundas aportaban color a la exposición, ambas se complementaban perfectamente y producían esperanza a la sociedad nipona. La destrucción y quema del Museo de Arte Contemporáneo de Skoghallen (Suecia), construido por este mismo artista, fue la segunda obra que presentó y con ello mostró la fragilidad e importancia del arte para influir sobre la realidad actual. La tercera obra mencionada fue el mercado de Bonsecours de Montreal, cuya cúpula se iluminaba con luces rojas cada vez que una persona sin recursos se alojaba en albergues de la ciudad. Jaar presentó a los canadienses la difícil situación de estas personas en riesgo de exclusión social y pobreza. Finalmente, el último proyecto presentado fue el realizado en Finlandia a través de la disposición de una estructura formada por un millón de pasaportes, con ello críticó fuertemente la férrea política migratoria finlandesa y el devenir europeo en materia humanitaria.

Tras la finalización del acto, el artista chileno pudo conversar, junto a otros artistas y personalidades relevantes del mundo del arte, en un almuerzo celebrado y organizado por la Fundación Chile- España. A él, asistieron coleccionistas como Soledad Lorenzo y miembros de entidades e instituciones de renombre que promueven el arte y la cultura como son Caixa Forum, Casa de América, Casa Encendida, Centro de Arte 2 de Mayo, Thyssen-Bornemisza Art Contemporary Foundation, Expoactual, la Galería Helga de Alvear o Campo Cerrado, entre otras.