GO UP

FCE

Entrevista a José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC

“Chile es un mercado con enormes posibilidades. Nuestro objetivo es convertirnos en una de las cinco primeras consultoras de comunicación y asuntos públicos de este país en los próximos años”

1.- ¿Cómo ha enfrentado LLYC la pandemia del Covid-19 tanto en España como en Chile? ¿Cuáles cree que serán los principales cambios a los que nos enfrentamos en la era post Covid?

Esta es una crisis global, con unas dimensiones enormes, para la que no teníamos manuales. Desde el primer momento, en LLYC hemos afrontado esta situación apostando por la anticipación, que es una de nuestras claves. Por ejemplo, nos adelantamos en la decisión de teletrabajar en todas nuestras operaciones. Enviamos a casa a los más de 600 profesionales de la compañía antes de que los gobiernos adoptaran medidas excepcionales. En lo que respecta a nuestros clientes, hemos desarrollado soluciones para que se adapten al nuevo escenario. Siempre procuramos estar cerca de sus necesidades. La era post Covid ha acelerado la transformación digital y va a traer muchos cambios. Algunos los estamos viendo: en los valores, en los comportamientos o en los modelos de gestión. Lo que es un hecho es que la comunicación será más que nunca un activo fundamental para lograr el éxito.

 

2.- Recientemente LLYC ha reforzado su presencia en Chile con la compra de Factor C Comunicaciones. ¿Siguen apostando fuerte por América del Sur? ¿Qué ventajas tiene este mercado y en particular el chileno?

Sí, nuestra apuesta por América Latina se mantiene e intensifica, si cabe. La compra de Factor C Comunicaciones es importante por varios motivos. Primero, porque seguimos creciendo. No todas las empresas lo pueden decir y hacer en estos momentos tan complicados. En segundo lugar, la operación nos permite duplicar tamaño en Chile y consolidar nuestro liderazgo en América Latina. Para LLYC esta zona es prioritaria. En concreto, Chile es un mercado con enormes posibilidades. Nuestro objetivo es convertirnos en una de las cinco primeras consultoras de comunicación y asuntos públicos de este país en los próximos años.

 

3.- Chile está atravesando un momento histórico con el reciente apruebo del cambio de constitución, sin embargo, esto no está deteniendo la inversión extranjera. ¿Cuáles son las claves del país para transmitir esta confianza al inversor extranjero?

Chile siempre ha sido una garantía de seguridad, de certidumbre. Prueba de ello es que este país figura entre los diez primeros destinos de inversión de las empresas españolas. No tengo ninguna duda de que eso se va a mantener. Sé que Chile se ha visto muy castigada por esta crisis, que ha vivido momentos convulsos pero espero que los planes de reactivación económica que se han puesto en marcha empiecen a dar sus frutos y que las fuerzas sociales y políticas sepan encontrar un marco de entendimiento y desarrollo en el que pueda aprovecharse el impulso de todos. Desde LLYC queremos expresar nuestro compromiso de permanencia y nuestra apuesta por el país, como demuestra la compra de Factor C Comunicaciones.

 

4.- ¿Se están incrementando los servicios de comunicación de crisis, asuntos públicos, comunicación digital con la nueva realidad?

Sin duda. Esta crisis ha puesto en valor todavía más la importancia de la comunicación. Se han incrementado las peticiones relacionadas con las áreas de crisis y de asuntos públicos, pero también de otras como digital, talent engagement o corporativo, por ejemplo, ya que en un contexto como el actual es fundamental gestionar la comunicación con todos los grupos de interés. Estamos adaptando nuestra oferta a la realidad, tanto global como local, anticipándonos y creando soluciones eficaces. Esta crisis requiere una comunicación transparente, honesta y constante. El silencio no es rentable, como escribieron en los años 80 Schmertz y Novak. Ya no lo era con la aparición de Internet y las redes sociales. Ahora la comunicación se ha convertido en un elemento imprescindible para cualquier empresa.

 

5.- ¿Cree que esta crisis puede cambiar las tendencias de la comunicación? ¿En qué sentido?

Más que cambiar, creo que esta crisis está acelerando muchas de las tendencias que ya habíamos identificado. La anticipación será más necesaria que nunca para la supervivencia de las marcas. Tendrán que aumentar su capacidad de transformación y adaptación, no solo de sus estrategias, sino en ocasiones incluso de sus modelos de negocio. La exigencia de transparencia y autenticidad se acentuará. Además es clave que las marcas escuchen al consumidor, que le pongan en el centro de su estrategia y demuestren con hechos su compromiso social. Es imprescindible. Ya no basta con decir que respetamos, por ejemplo, el medio ambiente. Hay que hacerlo, demostrarlo con acciones. Esta crisis está impulsando el “activismo de marca”. Están saliendo reforzadas aquellas compañías con un propósito corporativo claro, definido y bien trabajado, que llevan a cabo iniciativas para mejorar la vida de las personas y de las sociedades donde desarrollan su actividad. Con nuestros clientes ya estamos desarrollando campañas que denominamos de “relato emblemático” y están siendo un éxito. Por supuesto, el proceso de digitalización, en el que ya estamos inmersos, se intensificará. Lo estamos viendo.

 

6.- Las fake news siempre han existido, pero hoy en día se han visto catapultadas por las redes sociales. Como agencia de comunicación ¿pueden combatirlas de alguna manera?

Claramente se combaten con información, con educación y con responsabilidad. Desde luego todos estamos mucho más protegidos si la información que nos llega es la adecuada y nuestros líderes actúan con transparencia. Tenemos que saber distinguir entre lo bueno y lo malo, entre lo que es verdad y mentira, entre fuentes que son fiables y no. No debemos confiar en personas que no conocemos, anónimas o que se esconden bajo un apodo en las redes sociales. Los bulos son menos eficaces si no contribuimos a que se difundan, si no les damos credibilidad y difusión. Todos tenemos que tener un compromiso con la verdad y con los hechos, en especial los medios de comunicación.

 

7.- La transparencia juega un rol muy importante en la comunicación. Chile es un referente como uno de los primeros países en promulgar su ley de transparencia y un ejemplo para España. ¿Cómo cree que está afectando la transformación digital y las nuevas tecnologías a la transparencia?

Siempre he sido un defensor de la transparencia tanto hacia adentro de la compañía como hacia afuera, con todos sus grupos de interés. Es clave en la toma de decisiones. El ciudadano cada vez la exige más. La transformación digital y las nuevas tecnologías no deberían de suponer una barrera. Al contrario, deberían de ayudar a conseguir ese objetivo. Necesitamos exigir a las plataformas tecnológicas ese ejercicio de transparencia para favorecer la transmisión de contenidos de calidad.

 

8.- LLYC fue elegida en 2019 como consultoría de comunicación del año y la mejor percibida del mercado en España. ¿Cuáles son las claves de este éxito?

 Por supuesto, el talento que hay en la organización y el esfuerzo y compromiso del equipo por hacer las cosas cada día un poco mejor están en la base de esos reconocimientos. Además creo que influye nuestro propósito de mejorar el mundo a través de una comunicación honesta, inteligente y eficaz que ayude a generar confianza. También innovadora. Seguimos apostando por dar solución a los nuevos desafíos globales con iniciativas en las que la tecnología y la digitalización juegan un papel fundamental. Iniciativas focalizadas en las necesidades de las personas, a las que siempre tenemos en el centro.